nFon News » Blog Archives

Tag Archives: Guia

Como elegir colchón: factor de mejora de su salud

Si además tenemos en cuenta que hay que valorar los materiales del núcleo del colchón y la almohada, la tecnología en su fabricación, el diseño interior (si es ergonómico o no) y los acabados textiles exteriores, el proceso se complica todavía mucho más cuando esto afecta a nuestro descanso nocturno, por lo tanto a nuestra salud y rendimiento diario.

Llega un momento en el que tenemos que sustituir nuestro sommier que, después de soportar nuestro peso durante siete días a la semana y 7-8 horas de media diarias, ha perdido las propiedades que inicialmente lo hacían correcto para sustentar confortablemente nuestro cuerpo mientras dormimos, habiéndose deformado o perdido firmeza, aunque externamente parezca en buenas condiciones.
Las consecuencias de dormir en un colchón deformado, poco firme o incluso que haga ruido, afectan de manera directa a su salud con falta de concentración, ansiedad, fatiga física y psíquica, déficit de memoria y dolores musculares, no solo por la cantidad de horas que dormimos (que se ven reducidas por un mal estado del colchón) sino también por la calidad del sueño.
Si cada mañana al levantarse de la cama usted tiene la sensación de no haber descansado lo suficiente, siente la espalda dolorida, con la zona lumbar muy cargada, todo indica que ha llegado el momento de cambiar el colchón.
La compra de un colchón es una inversión en su descanso y en su salud. Cambiamos nuestros colchones aproximadamente entre 8 y 10 años de uso, menos tiempo si son de baja calidad, para acertar en la decisión de compra debemos tener en cuenta los siguientes factores:
¿Una elección muy personal?bloque_muelles_colchon
Nuestros gustos y preferencias son muy importantes en la compra del colchón, principalmente la sensación térmica y el grado de firmeza. No existe un colchón que se pueda calificar como el adecuado para todos, cada uno debe buscar aquél que mejor se adapte a sus necesidades y gustos particulares.

Agrados y preferencias aparte, según el IBV (Instituto de Biomécanica de Valencia) en su portal www.mibienestar.es, hay ciertos criterios se deben tener en cuenta, en cuanto al tamaño, para camas individuales es aconsejable un ancho de entre 90 y 110 cm, mientras que para las camas dobles el ancho apropiado oscila entre los 135 cm y los 150 cm. La longitud de la cama debe ser entre 10 y 15 cm. mas de la altura del usuario.
Si son camas infantiles, depende de la edad y tamaño del niño. La altura del conjunto cama-colchón tiene que rondar los 40 cm. En cuanto a la firmeza, un colchón demasiado duro es tan perjudicial como uno excesivamente blando e inconsistente. El colchón debe ser firme y prestar apoyo a toda la columna (incluida la zona lumbar que es la que mas puede llegar a sufrir) cuando se está acostado en la cama boca arriba, de manera que se distribuya la presion del cuerpo de forma adecuada, las piernas deben quedar a una altura idónea (ligeramente elevadas) de manera que se favorezca la circulación sanguínea durante el sueño.
Posiblemente el factor que más importancia tiene a la hora de elegir el colchón es el tipo o tecnología del mismo. Los colchones pueden fabricarse de muy diferentes maneras, tecnologías y materiales, las mas comunes aun son la de muelles y las de espumación (Espuma, Latex, Viscoelástica), además de otras minoritarias como son: Colchones de Aire, Colchones de Agua. Colchones Textiles (Fibras, Lana), colchones que combinan varias tecnologías y materiales, etc.

Los colchones de muelles eran, hasta hace bien poco, la opción de descanso elegida por la gran mayoría de personas, aunque dependiendo de los acabados pueden ser mas parecidos a los de espumación o menos, ya que las diferentes capas superpuestas que se incorporan al núcleo de muelles, pueden ser de uno de los tres materiales que forman los colchones de espumación y dependiendo del grosor se notará mas o menos el efecto de los muelles.
El problema de los colchones de muelles es que ceden con el tiempo y tienden a hundirse en el centro, lo que genera una postura incorrecta del cuerpo y un mal descanso. Además, si bien con los colchones de muelles la ventilación puede ser mayor (en caso de no ser muy gruesa la capa superior y los acolchados), pueden llegar a ser fríos porque conservan muy poco el calor.
Teniendo en cuenta como están alineados los muelles en su interior, los colchones de esta categoría se clasifican en tres tipos:
Muelles independientes. Constituidos por un núcleo de muelles metálicos independientes cuya firmeza aumenta al presionarlos.
Muelles continuos. Formados por una red de hilo metálico que ofrece una mayor estabilidad.
Muelles embolsados. Cuyo núcleo está compuesto por muelles independientes de forma cilíndrica que se muestran en el interior de unas bolsas de material textil.
Consejos para alargar su uso
Se debe rotar el colchón cada tres meses y girarlo de arriba hacia abajo y de la cabeza a los pies (en caso de ser de doble cara). Es interesante la opción de proteger el colchón con una funda de materiales naturales, ya que contribuirá a mantener la buena transpiración del modelo elegido. Como norma diaria a seguir habrá que ventilar tanto la estancia como la cama en sí: un ambiente húmedo y condensado puede favorecer la aparición de hongos en el colchón.

Published by: