El mejor colchón para la espalda

Comment

Actualidad
dormir

Nos gustaría poder decir que hay un colchón para el dolor de espalda que cura todos los males, pero sería mentira. Lo que sí es verdad es que existen colchones más adecuados para un tipo de dolor de espalda que otros. Vamos a intentar abordar con la mayor rigurosidad posible este tema. Con la salud no se especula.

En primer lugar, tengamos dolor o no, está generalmente aceptado que un buen colchón es el que permite que la columna vertebral quede perfectamente alineada cuando nos tumbamos de costado (decúbito lateral) y con su forma de doble “S” natural cuando lo hacemos boca arriba (decúbito supino). Parece bastante razonable desde un punto de vista fisiológico pero no hemos encontrado ningún estudio que así lo certifique.

Por otra parte, aceptando esta premisa, ¿Cómo podemos saber si realmente un colchón alinea nuestra columna? La única forma segura de saberlo sería utilizar una resonancia magnética, con las distintas combinaciones de colchones y personas con diferentes morfologías. No conocemos ningún estudio que llegue a ese nivel.

Otra alternativa es utilizar mantas de presión. Con esta técnica no podemos apreciar si la columna se encuentra alineada pero sí podemos ver el mapa de presiones que ejerce un determinado colchón sobre el cuerpo encamado. Con esta información se puede apreciar si esas presiones son homogéneas en todo el cuerpo, en cuyo caso cabe suponer que la columna estará alineada.

El problema es que cada cuerpo es distinto y haría falta un colchón para cada persona. Esto, en principio, es correcto e ideal.

Un nuevo problema. Si tumbamos a una persona en un colchón con una manta de presión para fabricarle uno exactamente diseñado para su morfología, veremos en qué puntos la presión no es adecuada y por tanto qué modificaciones tenemos que hacer respecto al colchón en el que realiza la prueba. Para ello tenemos que conocer exactamente las características del colchón de prueba, si tiene algún tipo de deterioro por el tiempo o el uso, condiciones de humedad y temperatura,… y controladas todas esas variables fabricar el nuevo colchón. Debemos tener en cuenta también que las tolerancias en las características técnicas de los materiales que se utilizan para fabricar un colchón son altas, con lo cual la precisión no va a ser muy grande.el mejor colchón para la espalda

Con todo esto, lo que pretendemos transmitir es que nos manejamos en un mundo de aproximaciones y supuestos más o menos razonables pero no en certezas demostradas.

Existen infinidad de estudios sobre el mundo del descanso, pero a día de hoy, sólo uno presenta evidencias científicas dado el tamaño de la muestra y su metodología. Nos referimos al publicado por el doctor Kovacs en la revista the Lancet “Efecto de la firmeza de un colchón sobre la lumbalgia inespecífica crónica. Un ensayo clínico controlado, aleatorizado y doble ciego”

La conclusión de este estudio es que la firmeza media en los colchones y sommiers de las mejores marcas de colchones mejora el dolor y la discapacidad en los pacientes con dolor lumbar crónico inespecífico. Una segunda conclusión, aunque no es objeto de este estudio, es que los colchones, sólo por ser nuevos también mejoran, aunque en menor medida, el dolor lumbar. En ningún caso se hace referencia a qué material es el más adecuado.

Por tanto podemos concluir que un buen colchón para la espalda debe tener una firmeza media y una durabilidad alta, es decir, que mantenga sus prestaciones inalterables en períodos largos de tiempo.

En nuestra opinión el material viscoelástico, por su capacidad de adaptación al cuerpo, ofrece a priori mayores posibilidades de alineación de la columna pudiendo conseguir una firmeza media. No obstante, como indicamos en otros artículos, debemos precisar características. No somos partidarios de densidades ni grosores demasiado altos que pueden producir sensación de calor y atrapamiento del colchón. El confort también es importante, de nada sirve un colchón adecuado para la espalda si no nos sentimos cómodos con él, no dormiremos bien. Debemos tener en cuenta el núcleo sobre el que se soporta el material viscoelástico. Si el núcleo no es adecuado, o tiene una baja durabilidad, la viscoelástica no trabajará bien.

En definitiva, siempre que no exista una patología concreta asociada a las molestias lumbares, en cuyo caso solo tu médico puede aconsejarte, es recomendable un colchón de firmeza media con alta durabilidad para el dolor de espalda. A partir de ahí, en la elección de los materiales sería bueno dejarte aconsejar por un profesional de tu confianza.

¿Qué ofrece Desde mi Colchón para ayudar a la solución de los problemas de espalda?

Nuestra gama LUMBAR se centra en dos premisas. Firmeza intermedia y alta durabilidad. La composición de nuestros materiales está pensada, no solo para responder en un primer momento a las necesidades del durmiente con dolor, si no a mantener estas características a lo largo del tiempo. De esta forma se evita que un colchón que mejora nuestro bienestar se convierta en poco tiempo en nuestro enemigo.

El colchón LUMBAR S4 está diseñado para aquellas personas que manifiestan dolor lumbar y no están acostumbradas al material viscoelástico o bien no han tenido una buena experiencia con este material. Su plancha viscoelástica de poro abierto de 4 cm. no dará sensación de encajonamiento. Por el contrario, permitirá una gran libertad de movimientos. Es aconsejable para personas con peso moderado. La experiencia de nuestros clientes con dolores dorsales es también muy satisfactoria.

El colchón LUMBAR A7 está diseñado para personas con dolor lumbar que necesitan un soporte inferior consistente. Dirigido a personas de mayor peso. El durmiente percibirá una acogida que se adaptará a su cuerpo inicialmente pero que, una vez tumbado le soportará firmemente.

El colchón LUMBAR S7 está diseñado para personas con experiencia en colchones viscoelásticos. Insistimos en que la viscoelástica de poro abierto de su capa superior permitirá mayor libertad de movimientos y transpiración que otro tipo de material viscoelástico. La respuesta de este colchón a las personas con dolor lumbar es excelente.

¿Y las molestias cervicales?

Nuestra experiencia nos indica que para abordar la mejor aportación desde el descanso a los dolores cervicales es determinar qué tipo de almohada utilizar. Se trata de algo tan personal que no se pueden dar criterios generales. Sin duda, los consejos de un experto podrán ser de gran ayuda. Para ello, y para cualquier otra duda en Desde mi Colchón disponemos de un equipo de expertos que está a tu entera disposición para todo aquello que quieras aclarar. Puedes utilizar el chat de nuestra web, el mail info@desdemicolchón.com o el teléfono 943228375. Consultar no compromete a nada y puede resultarte de gran ayuda.

Tag: cubre sommier

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *