Lonas de camión y toldos que se convierten en mochilas de diseño en Fuentes de Ebro

Comment

Actualidad
jardin 2

Hace falta cierta visión creativa para dar una vuelta de tuerca a materiales que parecen inútiles hasta convertirlos en un producto útil… y con estilo. Pero dos vecinos de Fuentes de Ebro han demostrado su buen ojo al transformar retales sueltos de lonas de camión y toldos en mochilas de diseño. Un proyecto que pretende ser respetuoso con el medioambiente otorgando una segunda oportunidad a elementos que, a priori, están destinados a acabar en la basura.

Ignacio Berges y José Miguel Naharro -diseñador industrial el primero y publicista el segundo; ambos, además, diseñadores gráficos- son los aragoneses que han puesto en marcha ‘Flip&Flip’, la marca comercial que da paraguas a una primera colección de macutos con nueve modelos en distintos colores. “Nuestra primicia se basa en aunar creatividad, diseño y sostenibilidad para darle una vuelta positiva al mundo de la moda y crear productos exclusivos, que te hagan sentir único y diferente y que contribuyan a tener el mejor de los futuros”, explican.

Estos dos fuenteros buscaban crear “una marca de productos de moda sostenible creados a partir de materiales huérfanos procedentes de fábricas aragonesas”. El objetivo, en definitiva, es “convertir algo aparentemente feo e inútil en algo bonito y práctico”. La materia prima de la que se echa mano no sirve, en principio, para el propósito que fue fabricada. Pero sí para dar una nota de color al bus o al tranvía al punto de la mañana.Una de las mochilas de la primera colección de 'Flip&Flip'

“Cada viejo material tiene una historia que contar, algo único, algo diferente, y estamos aquí para darle la vuelta a las cosas”, explican los responsables de ‘Flip&Flip’. “Hoy son las mochilas, pero ya estamos trabajando en próximas creaciones”, apuntan.

Las mochilas tienen una capacidad de 18 litros y dos bolsillos exteriores (uno trasero y otro delantero), así como otro interior con cremallera y un separador para el portátil de hasta 15 pulgadas. Para el llamativo exterior se han reutilizado lonas de camión de poliéster con recubrimiento de PVC a dos caras, que “las hacen resistentes a la luz y al agua”. Y para el forro interior han empleado “toldos de lona de tejido ‘soltis’ y ‘screen’ de gran resistencia”. Los tiradores de las cremalleras son retazos de madera. Su precio unitario es de 95 euros.
Una idea que viene de lejos
Ignacio y José Miguel decidieron presentarse hace dos años a la convocatoria anual del Semillero de Ideas de Zaragoza Activa, en la capital aragonesa. Tras bosquejar las líneas maestras del proyecto, el primer paso fue encontrar los materiales sobrantes en factorías de la Comunidad Autónoma. El segundo, tratarlos con mimo y esmero y ponerlos a punto: lo que se pone a la venta, al fin y al cabo, no deja de ser un artículo de moda.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *